[Noticias de la comunidad] Más perdido que el barco del arroz

kitravel

8 de enero de 3303

Hemos logrado contactar con el Comandante Kimanuel, de los Corsarios de Heimdal, que ha estado vagando durante cinco meses en el espacio, en la conocida zona del Formidine Rift. Nos preguntamos que ha llevado a una persona a desaprovechar su tiempo de una manera tan inútil. Interesados, le pedimos que nos mandara un audio con sus motivos. Esta fue su respuesta.

“Todo comenzó por una revelación. El 18 de Junio de 3302 tenía un catarrazo de tres pares de narices. Así que me tomé un Algidol Fortex con codeína, mucha codeína. Creo que fue por eso, o quizá porque haciendo caso de lo que me dijo mi abuela de que ‘el alcohol mata cualquier bicho’, previamente me había apretado una botella de anís del mono para desinfectarme bien por dentro. No creo que tuvieran nada que ver las setas que me regaló el vecino, el de las rastas, me dijo que como le caía bien iba a tener un detalle conmigo que ya era hora, que elevaban tu Almax al cielo y daba un subidón de la ostia. Yo, como además a veces padezco de estómago y ese día me picaba, pues me tomé un Almax a ver si subían sus efectos. Por lo demás estaban ricas, las hice al ajillo.”

“Bueno, perdón, ya estoy divagando. A lo que iba. Que estaba sentado en el sofá y de repente atravesó la pared un ser incorpóreo, etéreo. Tenía forma de boca gigante y me dijo ‘Soy de la luz, que vengo a revisar el amor, ábrete a mí y déjame pasar’. A todo esto la galaxia salió de la tele, se hizo colosal, y me vi en medio del Formidine ese, como cuando te metes en el mapa de la nave a repartir un cargamento de Arenques para Hudson Orbital, pues parecido pero con más colores. Total, que en ese momento entendí que debía ir allí, vagar por el espacio y aislarme del mundo para encontrarme a mi mismo.”

“Todavía ando buscándome, porque me cuesta encontrarme desde ese día, a veces no se donde tengo las piernas o mi cabeza está fuera de la nave, contemplando la vastedad del universo. Por lo demás salgo con la escafandra, le he puesto un palo telescópico a mi nave con una silla atada a la punta, y me siento allí, a meditar mientras miro a una estrella. A veces las puedo tocar. Los agujeros negros no, una vez toqué uno y me chupó una mano, pasaron dos semanas hasta que apareció en los anillos de un gigante gaseoso. No preguntéis, no sé cómo llego allí.”

“Ya volveré cuando me salga de los co…”

Desgraciadamente, en ese momento se cortó la comunicación, por lo que no se sabe cómo acaba el mensaje. El Cannon Research Group está investigándolo y sometiéndolo a análisis criptográficos, ante la sospechas de que en la última frase se encuentren las coordenadas exactas del lugar donde está el comandante Kimanuel.

Por otro lado, el comandante Shemuev nos informa de que tuvo que pagarle hace poco un fortunón en facturas de la luz, el gas y el agua que debe desde Mayo, y que tuvo que abrirles con la llave que le dejó Kimanuel para las emergencias para que revisaran el contador, porque le dijeron que no respondía al telefonillo holoproyector desde entonces.

Kimanuel, estés donde estés, vuelve que tu madre por lo visto ha comenzado a preocuparse y Shemuev dice que prefiere que embarguen tu casa antes que seguir pagándote otro mes.

Agencia: The Zaonce Times

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>